Actuarios

Facebook Twitter (55)1101-0600

Pensiones en México al borde del colapso

El gobierno federal, con múltiples presiones que pondrían en riesgo el sistema de pensiones si no se toman medidas adecuadas y a tiempo que garanticen su operación

¿Cuándo colapsará el sistema de pensiones en México? Esa es una pregunta cuya respuesta causa temor entre quienes integran la fuerza laboral del país, principalmente cuando la experiencia aumenta y los años hacia la vejez disminuyen.

Pocos se atreven a dar una fecha. Los más optimistas creen que “siempre habrá un rescate” y las dificultades serán más para el gobierno federal que para los trabajadores. Como informamos ayer, el martes pasado se realizó en las instalaciones de Diario de Yucatán una nueva edición del Foro Megamedia. En este caso el tema fueron las pensiones. En la entrega de hoy ofrecemos el resumen de las dos últimas preguntas realizadas a los participantes.

Posible endeudamiento

“Esto es como el fin del mundo, cada determinado tiempo hay una fecha límite y no sucede nada”, afirmó Rodolfo López Quian, representante del Colegio de Contadores.

A su juicio, el pago de pensiones para los regidos por la Ley 73 y la generación de transición representa “una preocupación muy grande” para el gobierno federal y este tendrá que resolver la situación para garantizar el pago a todos los pensionados.

“Sí hay presión fuerte al gobierno, pero el mejor respaldo es el propio gobierno, es el que tiene la carga finalmente”, dijo el especialista, quien considera difícil que ocurra un colapso como tal de los sistemas de pensión.

Sin embargo, en algún momento el gobierno federal tendrá que tomar decisiones para hacer frente a la situación, “porque eso llevaría a un problema de país y no se puede permitir”.

Entre las opciones que ve está el endeudamiento: “Sabemos que históricamente los países como Estados Unidos o China están más endeudados que nosotros, entonces la solución es el endeudamiento para cubrir el sistema de pensiones, en primera instancia. En segunda instancia está generar las fuentes de riqueza para distribuir esa riqueza y cubrir los faltantes que haya”.

Otro punto que puso en la mira fue el hecho de que conforme avance el uso de la tecnología, más tareas serán realizadas por máquinas: “Eso va a mermar el número de trabajos disponibles y en el futuro los gobiernos tendrán que migrar hacia pensiones universales, porque no todos tendrán acceso a los empleos como hoy los conocemos. Muchos de los trabajos administrativos que hoy conocemos van a ser sustituidos por máquinas”.

Pensiones garantizadas

Por su parte, Geovani Medina Roca, jefe de Salud en el Trabajo, Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS, consideró que las pensiones para quienes están bajo la Ley 73 y el régimen de transición están garantizadas. Él, por su parte, ve los principales retos para quienes están bajo la Ley 97.

Según su explicación, el dinero para los pensionados bajo los dos primeros esquemas “está puesto dentro del gasto corriente del gobierno, no es que se vaya a acabar la bolsa, es un gasto que ya lo tiene el gobierno dentro del presupuesto anual que se aprueba”.

Geovani Medina detalló que las pensiones de quienes están en Ley 73 y régimen de transición están respaldadas con fondos de la Tesorería de la Federación “porque cuando inició el IMSS se creó esa gran bolsa. Como aún no habían pensionados se hizo un acuerdo gobierno-instituto para invertirlo en bienes y obras, con el compromiso de que en el futuro la Tesorería pagaría las pensiones. Sorpresa: ya llegó ese momento”.

Respecto a quienes empezaron a cotizar a partir de julio de 1997, de acuerdo con Medina Roca hay dos factores que afectarán y deben ser tomados en cuenta.

El primero es el bono demográfico: “Nuestras generaciones están tratando de trabajar más tiempo. Antes los jóvenes entraban a la vida laboral a los 17 ó 18 años. Al día de hoy estudian más y entran a una edad productiva a los 25 ó 26 años”.

El otro factor, explica, es la descomposición de la pirámide poblacional. “En 1950 teníamos un promedio de 5.9 hijos por cada pareja. Al día de hoy, en 2020, estamos en 2.14 y para 2050 se espera que estemos en 2.09”.

“De acuerdo con la ONU, para tener un crecimiento poblacional sostenido debemos tener arriba de 2.1 hijos por pareja. Estar abajo de esto hará que haya menos gente. Aunado a esto la medicina ha avanzado. Vivimos más. Al día de hoy nuestra edad promedio de vida está en 74 años. Se prevé que para 2050 andaremos en los 79 promedio”.

Según la explicación de Medina Roca, tendremos una población que pasará de una edad promedio de 24 años, al iniciar el sistema de pensiones, a una población con una edad promedio de 37.9 años de vida en el 2050.

El funcionario del IMSS coincide en que estos componentes generarán presión para el sistema de pensiones. Sin embargo, coincide en que en algún momento el gobierno federal deberá tomar decisiones para hacerle frente. Tampoco considera que haya un colapso como tal.

Entre las posibles soluciones del gobierno está el recortar o alargar el subsidio para el rubro de pensiones. “Ahí se consideran dos opciones: ahorrar más de manera voluntaria o de manera no voluntaria, lo cual no sería muy popular porque implicaría subir las cuotas obrero-patronales. Yo creo que se le apostará más a lo voluntario”.

Otra opción sería a darle más tiempo de vida a las cuentas individuales: “Que se suban dos o tres años a la edad de retiro o nos emparejemos a Estados Unidos, a los 68 años. Son opciones para darle más aire a las cuentas individuales y que puedan entrar más recursos. Al día de hoy estamos a los 65 años”, dijo.

Crisis en 2030

Por su parte, José Enrique Franco, presidente del Colegio de Abogados, considera que las presiones para el gobierno federal aumentarán a partir de 2023 cuando los primeros inscritos con la ley de 1997 lleguen a los 60 años, con 1,250 cotizaciones, y empiecen a pedir sus pensiones.

“Ahí tendremos que ver qué es lo que la autoridad va a responder. Yo considero que a los primeros les a tocar y los siguientes años se irá complicando un poco más”.

Sobre una fecha aproximada en que podría colapsar el sistema de pensiones, considera que pudiera ser a partir de 2030. “Si no se crea una nueva forma de financiar el esquema de pensiones sí va a reventar esto. Serían siete años después de que empiecen a entregarse los pagos de pensiones bajo los nuevos esquemas”.

El abogado mencionó otro factor que influiría: el hecho de que “muchos de los patrones no tienen afiliados a los trabajadores con sus sueldos reales. Muchas veces los afilian con posterioridad a la fecha en que comienzan a trabajar. Así ha tenido el desfase para este tipo de situaciones”.— Jessica Elizabeth Ruiz Rubio

Jessica Ruiz, “Pensiones en México al borde del colapso” (16 de marzo de 2020) Periódico: Diario de Yucatán. Consulta: 18 de marzo de 2020. Disponible en: https://www.yucatan.com.mx/merida/pensiones-en-mexico-al-borde-del-colapso